jueves, 18 de octubre de 2012

¿Por qué enseñar Historia? Reflexión a cargo del profesor Miguel Ángel Clendenes

¿POR QUE ENSEÑAR HISTORIA?

Según el DCN enseñamos porque nuestro fin es la construcción de la identidad social y cultural de los adolescentes y jóvenes y el desarrollo de competencias vinculadas a la ubicación y contextualización de los procesos humanos en el tiempo histórico y en el espacio geográfico, así como su respectiva representación.

La construcción de la identidad social y cultural está relacionada con un conjunto de aprendizajes por medio de los cuales la persona construye su concepción del tiempo y el espacio a partir del análisis y reflexión sobre su propia realidad. Esta percepción puede darse interrelacionando el presente, pasado y futuro de la realidad social y humana, reconociendo su identidad dentro de la riqueza pluricultural y la multinacional, aplicando su capacidad reflexiva, crítica y autocrítica, para participar en el mejoramiento de la calidad de vida y el desarrollo económico.

El área permite a los estudiantes desarrollar competencias, capacidades, conocimientos y actitudes relacionadas con el sentido de continuidad y de ruptura, saber de dónde proceden, situarse en el mundo de hoy y proyectarse constructivamente en el futuro, a partir de conocimientos acerca de las interacciones e interdependencias sociales, ecológicas y geográficas que ocurren en el contexto familiar, local, nacional, americano y mundial.

Según Enrique Florescano la enseñanza de la historia debe ser el eje de la formación de los nuevos ciudadanos, pues cuando su enseñanza cumple con determinados requisitos, se convierte en uno de los elementos formativos que no sólo influye en el educando como individuo, sino en el cuerpo social en su conjunto.

Si desde el principio se busca estimular la curiosidad de los alumnos y despertar su interés por el conocimiento del pasado, poco a poco se logrará que éste sea permanente, pero para ello se requiere un trabajo constante que les muestre cómo el conocimiento histórico les permite entender mejor su propia vida y la de su comunidad.
Por último, el papel del maestro al enseñar historia no es el de suministrar la totalidad de los conocimientos, sino favorecer la adquisición de los mecanismos intelectuales, básicos, buscar estrategias para que éstos construyan nociones sociales y desarrollen capacidades cognitivas. Para ellos, se requiere estar en contacto con las naciones y estrategias de producción del conocimiento que se enseña, lo cual marcará algunas pautas para la organización de situaciones de aprendizaje.
Es necesario que el profesor tome en cuenta los elementos conceptuales propios del contenido que se va a enseñar y aprender, procurando así que en el alumno se produzca una apropiación progresiva del objeto de estudio -la historia-, a partir de sus características de desarrollo cognoscitivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada