domingo, 28 de octubre de 2012

El cine como herramienta didáctica - Sugerencias y críticas de cine: La Sociedad de los Poetas Muertos

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS:

Crítica para docentes conservadores

27 09 2009
Por: Carlos Andrés Blanco

poetas muertosBasada en un impecable guión de Tom Schulman, ganador del Oscar en 1990, la película La sociedad de los poetas muertos expone el despertar adolescente de la mano del lenguaje poético, al romanticismo, la búsqueda de la identidad y la canalización de las posibilidades vocacionales.

La película es sin duda, un foco para los docentes preocupados por la formación de niños y jóvenes, además de ofrecerles información. Así mismo, cuestiona a los padres que, aún con buenas intenciones y buscando lo mejor para sus hijos, no se detienen a pensar y sentir lo que éstos necesitan y quieren.

En el guión se tocan poemas de Walt Whitman, Henry D. Thoreau y Lord Tennyson, entre otros, así como unos diálogos verosímiles propios de la adolescencia que en unas cuantas frases muestran la personalidad, los conflictos, las posibilidades y expectativas de sus personajes. El escenario, un colegio conservador, rígido y exigente, donde el peso de la tradición gravita sobre las vidas y las conciencias de los jóvenes adolescentes, que son inscritos y presionados por sus acaudalados y severos padres.
La trama se presenta con unos leves y breves trazos, donde el conflicto queda expuesto. Así conocemos a los personajes: padres, maestros y autoridades dispuestos a todo, menos a romper las reglas que han seguido por años un conjunto de estudiantes, con distintos talentos pero una misma forma de sentir. Además, un maestro de literatura dispuesto a abrir las mentes y los corazones de sus alumnos al goce de la lectura y la libertad de pensamiento.
El tema principal cuestiona las prácticas rígidas y memorísticas de las escuelas tradicionales, contrastadas y retadas por este exalumno convertido ahora en maestro (Robín Williams), que viene decidido a romper dichas formas de enseñanza y aprendizaje
Sus métodos didácticos, que de forma creativa, abren las expectativas de los chicos a la libertad del pensamiento y al gusto por la poesía, son dignos de tomarse en cuenta por aquellos maestros que buscan hacer de cada uno de sus alumnos personas críticas.
El conflicto psicológico, sin embargo, no es tan sencillo como lo plantea el maestro y lleva a un desenlace trágico por lo que quedan cuestionados, no sólo la pedagogía obsoleta y la rigidez de unos padres duros y poco accesibles, sino la pertinencia y la sensibilidad que un maestro debe tener para respetar y explotar los talentos de sus pupilos.
La película nos muestra magistral y sutilmente que las cosas no son sencillas, y que ser docente conlleva una mayor responsabilidad a la que aparentemente queremos creer. Pues hasta los más innovadores planteamientos didácticos requieren del respeto por la propia maduración del niño y el momento vital del adolescente.
Por último, la película toca un punto vital para todo aquel que se considere un educador —ya sea un padre o un maestro—: el respeto por la vocación, la pasión y las circunstancias de los jóvenes, así como que cada cosa tiene su lugar, cada aprendizaje debe tener su tiempo de maduración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada