jueves, 18 de octubre de 2012

¿Por qué enseñar Historia? Reflexión a cargo de la profesora Carmen Gallosa Palacios

¿POR QUÉ ENSEÑAR HISTORIA?

Por: Profesora Carmen Gallosa

          El hecho histórico viene hacer parte de la realidad que el historiador usa para poder entender la forma como los pueblos desarrollan su vida, esto es, buscar una explicación histórica.

             Enseñar historia no es enseñar que día llegó San Martín, ni en qué momento se construyó Chan-Chan, o cuando murió Grau, lo importante es ver qué significa eso, el proceso de la construcción del hombre, de la construcción del pueblo, de la construcción de nuestra conciencia, lo que nos lleva a tener conciencia de nosotros mismos.

             La conciencia es algo así como una computadora, es un lugar como una especie de caja donde se guardan todas las cosas, una especie de archivo  donde guardamos  todo lo que hemos vivido cada uno de nosotros, y eso significa tecnologías, conocimientos, vivencias, angustias, ansiedades. La conciencia colectiva, no es otra casa que todo lo que nosotros conjuntamente hemos ido guardando a lo largo del tiempo como pueblo. Esa experiencia colectiva se llama Historia, ese archivo se llama historia, por eso es importante y nos permite reflexionar sobre nosotros mismos y caminar en una dirección dada. Cuando se pierde la conciencia se pierde la capacidad de poder resolver problemas.

             Cuando se pierde la historia, cuando no somos capaces rescatar y utilizar la historia como forma de conciencia colectiva seremos también incapaces de resolver nuestros problemas y de avanzar adecuadamente por el camino que nosotros queremos construir.

              Cuando éramos estudiantes se nos enseñaba un tipo de historia que nos decía que somos inferiores, débiles, que todo lo que viene de afuera es lo mejor y es bueno, y nos hacían creer que los pueblos llamados desarrollados son el modelo que nosotros debemos  seguir, lo que es falso. Los pueblos desarrollados son desarrollados por sus propias circunstancias y sus propias condiciones históricas  de existencias.

              Por estas razones nos toca a los maestros que enseñamos Historia tomar los temas  seriamente,  científicamente y rigurosamente, pues la Historia no se pude inventar, existe. Y si la inventamos engañamos, y engañar es hacer política al revés.

               Hay una sola forma como los pueblos podrán caminar serena y firmemente al futuro es a partir de una conciencia limpia, de una conciencia crítica que esté llena de verdad. Ya que la mejor arma que tienen los pueblos es la verdad.

               Esto desde mi punto de vista, es el quehacer de la historia, es la tarea de los historiadores, y de los maestros que enseñamos Historia.

                                                                            Prof. Carmen Gallosa Palacios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada